El tren de hidrógeno se está probando en la provincia de Toledo.

En una iniciativa pionera, el tren de hidrógeno ha comenzado su fase de pruebas en la provincia de Toledo, marcando un hito en la evolución del transporte ferroviario en España. Este moderno medio de transporte, impulsado por energías limpias, promete revolucionar la movilidad sostenible en la región. Las pruebas, que se llevarán a cabo en diversas rutas y condiciones, buscan demostrar la eficiencia y viabilidad de esta innovadora tecnología que busca reducir la huella ambiental del sector del transporte. Con este avance, se abre la puerta a una nueva era de locomoción más respetuosa con el medio ambiente, en consonancia con los objetivos de sostenibilidad y lucha contra el cambio climático planteados a nivel global.

Index

España lidera pruebas del tren de hidrógeno en Toledo, promoviendo tecnología sostenible

El proyecto FCH2RAIL, liderado por un consorcio encabezado por la empresa española CAF, ha situado a España a la vanguardia en las pruebas del tren de hidrógeno. Este innovador tren ha recorrido ya 7.900 kilómetros, demostrando su capacidad para realizar 804 kilómetros sin necesidad de repostar. Las pruebas se han llevado a cabo en la provincia de Toledo, concretamente en el tramo Humanes-Talavera, dentro del corredor ferroviario Madrid-Extremadura.

El tren demostrador bimodo propulsado por hidrógeno forma parte de este ambicioso proyecto que cuenta con la participación de entidades como Adif, Renfe, el Instituto Aeroespacial Alemán (DLR), Toyota, el Centro Nacional del Hidrógeno (CNH2), Infraestructuras de Portugal (IP) y Stemmann Technik (STT). Este tren, que actualmente está en fase de pruebas con trenes Civia, puede alcanzar los 120 kilómetros por hora, y se plantea su posible uso en otros tipos de trenes y velocidades en un futuro.

Según Adif, el tren demostrador del proyecto FCH2RAIL representa una solución innovadora que combina la eficiencia de las pilas de combustible con el almacenamiento en baterías, permitiendo su utilización en tramos electrificados y garantizando una mayor autonomía y eficiencia energética. Esta tecnología asegura un transporte ferroviario libre de emisiones y con un rendimiento competitivo respecto a los sistemas tradicionales de propulsión diésel.

Con este importante avance, España se consolida como líder en la implementación de tecnologías ferroviarias sostenibles, allanando el camino hacia un futuro más limpio y ecológico para el transporte ferroviario tanto a nivel nacional como europeo.