El 1% de los participantes en programas de recolocación son de Castilla-La Mancha.

Según las últimas estadísticas, se ha revelado que el 1% de los participantes en programas de recolocación provienen de la región de Castilla-La Mancha. Este dato arroja luz sobre la situación laboral en la comunidad, evidenciando la necesidad de apoyo en materia de empleo. La inclusión de personas de esta región en programas de recolocación se presenta como un paso significativo hacia la mejora de las oportunidades laborales para sus habitantes. Resulta crucial destacar la importancia de implementar políticas y medidas que fomenten la inserción laboral y la movilidad geográfica de los trabajadores en busca de nuevas oportunidades. Esta noticia invita a reflexionar sobre el panorama laboral actual en Castilla-La Mancha y la relevancia de impulsar iniciativas que impulsen el crecimiento económico y la creación de empleo en la región.

Baja participación de Castilla-La Mancha en programas de recolocación laboral

Los últimos años hemos sido testigos de grandes reestructuraciones en sectores clave de la economía española, con especial foco en la banca y en las grandes empresas tecnológicas. El pasado año fue, no obstante, un punto de inflexión de esta tendencia y se aprobaron menos Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) masivos. Por contra, las empresas se muestran más comprometidas con sus plantillas, trabajando con mayor cuidado los procesos de desvinculación laboral de sus empleados y ofreciendo programas de recolocación a las personas que se ven obligadas a dejar la compañía.

Los procesos de recolocación son procesos de acompañamiento para quienes, por diversas circunstancias, se ven obligados a desvincularse de las empresas. El objetivo principal de estos planes es acompañar y guiar a los profesionales en su nueva etapa, definir sus objetivos, potenciar la mejora de su empleabilidad y generar así nuevas oportunidades laborales que encajen con sus expectativas en el menor tiempo posible. Desde la aprobación de la normativa que obliga a las empresas que presentan Expedientes de Regulación de Empleo que afectan a más de 50 trabajadores, los programas de recolocación han ido ganando peso y se están convirtiendo en una parte esencial de las propuestas de valor de aquellas compañías que se los ofrecen proactivamente a los empleados que se desvinculan de las mismas.

Según el informe XVIII Informe LHH sobre Outplacement, los planes de recolocación reducen visiblemente el tiempo medio para conseguir de nuevo un empleo. En 2023, el 69 por ciento de las personas participantes en un programa de recolocación consiguió trabajo en menos de seis meses y el 28 por ciento lo hizo entre el séptimo y el duodécimo mes, lo que implica que un 97 por ciento de los participantes en búsqueda activa encontró un nuevo empleo en un plazo inferior a un año, porcentaje que, además, crece en dos puntos porcentuales respecto al año anterior.

El pasado año, la mayor concentración de participantes en estos programas se dio, por segundo año consecutivo, en la Comunidad de Madrid, con un 34 por ciento de ellos. Tras ella, muy cerca está Cataluña, con el 33 por ciento. Castilla-La Mancha, sin embargo, se sitúa a la cola junto a Aragón, Asturias, Galicia, Murcia y Navarra, aglutinando cada una un 1 por ciento de los participantes. La explicación puede estar en que en estas comunidades el tejido empresarial está conformado, casi en su totalidad, por pequeñas y medianas empresas.

El 9 por ciento de los participantes procedía de la Comunidad Valenciana, que se coloca este año como la tercera región, tras superar a Andalucía que reunió al 8% de los participantes de toda España. El 4% procedía de Canarias. Por detrás, aparecen otras autonomías como Castilla y León y País Vasco, con una aportación del 3% y el 2%, respectivamente. Otras comunidades que no tuvieron presencia este pasado año en programas de recolocación fueron Baleares, Cantabria, Extremadura o La Rioja.

Perfil de los participantes

El 54% de las personas que comenzaron su programa de transición de carreras en 2023 provenían de Expedientes de Regulación de Empleo (ERE), frente al 81% de un año anterior. Por sexo, los hombres participaron en mayor medida en los programas (57%), frente al porcentaje de mujeres (43%) cuando en 2022 la proporción estaba igualada.

Entre quienes encontraron un nuevo proyecto profesional, el 13% inició su actividad por cuenta propia y el 87% lo hizo por cuenta ajena. De estos últimos, un 80% logró un contrato de larga duración o indefinido y el 66 por ciento mejoró o mantuvo su salario.

Por edad, las personas menores de 30 años participantes en estos programas suponen un 14% del total, dos puntos porcentuales más que en 2022. El grupo mayoritario corresponde a los mayores de 50 años, aunque baja respecto a 2022 (33% en 2023 frente al 48% de un año anterior).

El XVIII Informe LHH sobre Outplacement revela también que un 28 por ciento de las personas procedía de la banca (frente al 55% de un año atrás). Junto a este sector se sitúa la fabricación industrial, donde más se recolocaron el 16 por ciento de las personas.

Rubén Ferrer

Soy Rubén, redactor de la página web Diario de Toledo, un periódico independiente de actualidad en la bella ciudad de Toledo. Apasionado por la escritura y la investigación, me dedico a informar a nuestros lectores sobre los eventos más relevantes que acontecen en nuestra comunidad. Con un enfoque imparcial y objetivo, busco transmitir la realidad de manera clara y concisa, contribuyendo así a la formación de una sociedad informada y crítica. ¡Es un honor para mí ser parte de este equipo comprometido con la verdad y la transparencia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad de la navegación y recopilar información. Las cookies no se utilizan para recopilar información personal. Si acepta esta función sólo se instalarán las cookies que no sean imprescindibles para la navegación. Más información