«No hay nada más ruin que robar en un cementerio»