Presos del franquismo construyeron la Academia de Infantería.

La noticia sobre la construcción de la Academia de Infantería por parte de presos del franquismo revela un capítulo oscuro de la historia de España. Este hecho destaca la utilización de mano de obra carcelaria en la edificación de una institución militar emblemática. Resulta impactante conocer que hombres y mujeres privados de su libertad fueron obligados a trabajar en condiciones adversas para erigir un símbolo del régimen franquista. La participación forzada de estos individuos en la construcción de la academia pone de manifiesto la represión y explotación a la que estuvieron sometidos durante aquel periodo de la historia española. Este descubrimiento nos invita a reflexionar sobre las terribles consecuencias de un régimen autoritario que no dudaba en utilizar la fuerza bruta para imponer su voluntad.

Index

Presos políticos del franquismo construyeron la Academia de Infantería en Toledo

La conferencia inaugural de un ciclo sobre memoria democrática en Toledo fue dictada por el periodista Enrique Sánchez Lubián, quien abordó la labor de los presos políticos durante el franquismo. Según el experto, entre cuatro y cinco mil encarcelados fueron empleados como mano de obra en distintas obras públicas de la ciudad, destacando la renovación urbana de los años cuarenta, época en la que se desencadenó el nuevo régimen.

Una parte significativa de estos presos participó en la construcción de la emblemática Academia de Infantería, cuyas obras iniciaron en 1941 y concluyeron siete años después. Más de tres mil personas estuvieron involucradas en esta tarea, bajo la supervisión de la Quinta Agrupación de Colonias Penitenciarias Militarizadas, una entidad franquista que utilizaba a los presos políticos como fuerza de trabajo.

Según Sánchez Lubián, aproximadamente uno de cada diez presos utilizados en estas obras era originario de la provincia de Toledo. El investigador resalta la importancia de dar visibilidad a estos hechos, que han permanecido en el olvido, a pesar de la relevancia histórica que representan.