Una granja en Sonseca utilizada para el cultivo de marihuana

La localidad de Sonseca se ve envuelta en un insólito suceso que ha sorprendido a sus habitantes y autoridades. Bajo el título El gallinero de Sonseca que empollaba marihuana, se revela una historia que desafía la lógica y captura la atención de la opinión pública. Según informes preliminares, un gallinero aparentemente común en esta tranquila región de España se ha convertido en el epicentro de un inusual cultivo ilegal. Las autoridades locales han iniciado una investigación exhaustiva para esclarecer cómo este peculiar lugar se ha transformado en un punto de producción de una sustancia prohibida como la marihuana. El desconcierto y la incredulidad se apoderan de la comunidad, mientras se espera que se revelen más detalles sobre este inusual hallazgo.

Index

Descubierto en Sonseca un gallinero que ocultaba un cultivo intensivo de marihuana

La Policía Nacional ha desmantelado un centro de cultivo de marihuana que albergaba 850 ejemplares de cannabis ocultos en una parcela de uso industrial de Sonseca. Los dos detenidos, un humbre y una mujer de 33 años, presuntamente utilizaron las instalaciones para cultivar el estupefaciente durante un año, por lo que se les imputan los delitos de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.

Esta operación de la Policía Nacional se inició a mediados de enero, cuando los agentes recibieron información sobre la posible existencia de un cultivo en Sonseca. Los investigadores especializados en narcotráfico identificaron la parcela exacta y obtuvieron indicios de que dicha actividad podría haber estado dedicada al cultivo de marihuana durante al menos año, como un auténtico centro de producción intensiva del estupefaciente.

La Policía Nacional registró el interior y encontró dos construcciones que aparentemente se estaban utilizando como gallineros. Si bien, en una de ellas se había construido una estancia con ladrillo y cartón yeso, perfectamente acondicionada y sellada, en cuyo interior estaba dispuesto un cultivo con 850 ejemplares de cannabis.

La estancia disponía de seis aparatos de aire acondicionado, dos filtros de carbono, ocho ventiladores, tres humidificadores y 44 lámparas que generaban las condiciones óptimas para favorecer el crecimiento de las plantas. Por este motivo, los agentes detuvieron a los principales responsables, a quienes se les imputan los delitos de tráfico de drogas y defraudación de fluido eléctrico.