La Humildad triunfa sobre la lluvia

En un acontecimiento que destaca la esencia misma del espíritu deportivo, se ha presenciado una victoria singular e inspiradora. Bajo el título La Humildad gana la partida a la lluvia, se narra una historia donde la perseverancia y la humildad se erigen como protagonistas indiscutibles. A pesar de las adversidades impuestas por las inclemencias climáticas representadas en la lluvia, la determinación de los participantes ha prevalecido sobre cualquier obstáculo. Este relato nos recuerda que, en ocasiones, las virtudes más nobles son las que conducen hacia la gloria más pura. Un testimonio de que, en medio de la competencia y la lucha, el verdadero vencedor puede ser aquel que porta en su corazón la sencillez y la humildad.

La Humildad triunfa sobre la lluvia en procesión histórica en Toledo

Hay quien nace con estrella. El Cristo de la Humildad la tiene y así se demuestra en las calles abarrotadas que conforman todo su itinerario. Con lluvia, frío o viento nadie se quiere perder una cita que hace tiempo que está marcada en el calendario con mayúsculas y mucho colorido.

En un día en el que se mascaba la tensión por saber si podrían o no sacar el paso a relucir ante una lluvia que no paró de caer en toda la tarde, el Cristo de la Humildad se hizo grande y supo esperar su momento, para a partir de ese momento hacer lo que mejor sabe hacer, bailar sobre los hombros de sus fieles cargadores y desatar los aplausos de los admiradores.

Las precipitaciones hicieron que la procesión se retrasara. Media hora más tarde de lo previsto comenzaron a salir los primeros capuchones del Monasterio de San Juan de los Reyes, pero no fue hasta las 22:00 horas cuando empezó a retumbar el himno de España, lo que indicaba que el Cristo de la Humildad y el romano que lo acompaña en la imagen habían salido ya del templo.

Un romano que, por cierto, volvía a vestir diferente con una armadura con detalles rojos y blancos y unas plumas en su casco también cándidas. Ya no había marcha atrás. La cofradía había emprendido su camino y aunque las condiciones meteorológicas eran poco favorables los toledanos no les dejaron solos.

Con la aportación de una banda que la dota de una identidad propia y con los bailes de unos cargadores que llevan la coordinación bajo 'los kilos' típica del vals más codiciado. Una identidad con banda sonora que un año más vivieron en primera persona en ubicaciones como el convento de San Antonio, en Santo Tomé, donde el Cristo de la Humildad se giró única y exclusivamente para rezar entre sus paredes.

El alcalde Carlos Velázquez presidió la procesión. Con la música y los aplausos recibidos, la Humildad siguió su camino, venció a la lluvia y encaminó su jornada hacia la madrugada, donde asienta su entrada triunfal a San Juan de los Reyes, que con suelo mojado se veía aún más espectacular.

Manuel Marín

Soy Manuel, un periodista apasionado por la actualidad toledana que trabaja en el Diario de Toledo, un periódico independiente que busca informar con veracidad y objetividad. Mi misión es investigar, redactar y publicar noticias relevantes para nuestra comunidad, siempre manteniendo la ética profesional y la responsabilidad periodística. Con compromiso y dedicación, busco transmitir la información de forma clara y precisa, contribuyendo así al debate público y a la pluralidad de opiniones en nuestra ciudad. ¡El periodismo es mi pasión y en el Diario de Toledo encuentro el espacio perfecto para ejercerlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad de la navegación y recopilar información. Las cookies no se utilizan para recopilar información personal. Si acepta esta función sólo se instalarán las cookies que no sean imprescindibles para la navegación. Más información