La lluvia obliga a La Caridad a reducir su procesión

La Hermandad de la Caridad se encuentra en una situación inusual, ya que se ha visto obligada a reducir su tradicional procesión debido a las inclemencias del tiempo. La lluvia, esa aliada inesperada en ocasiones, ha sido la protagonista indeseada en esta ocasión, impidiendo que la imagen sagrada recorra las calles como es costumbre. La devoción de los fieles se ve ahora en pausa, a la espera de que las condiciones meteorológicas permitan retomar el ritual anual que congrega a cientos de personas. A pesar de este contratiempo, la fe de los devotos permanece intacta, demostrando que la trascendencia de esta celebración va más allá de las circunstancias terrenales.

Lluvia detiene procesión de la Caridad: Cofradía modifica recorrido a última hora

En la noche del Martes Santo, a las 23:00 horas, la iglesia de Santa Justa y Rufina abrió sus puertas con la esperanza en el horizonte. Las lluvias retrasaron unos minutos la salida del templo para dar paso a la procesión del Jesús de la indulgencia.

La cofradía, con casi mil años de antigüedad, se vio obligada a modificar su recorrido debido a los malos presagios de lluvia y las fuertes ráfagas de viento. Solo la imagen logró alcanzar la céntrica plaza de Zocodover antes de regresar a su sede canónica, a escasos 200 metros de distancia.

En la plaza, frente al Cristo de la Sangre, se llevaron a cabo diversas oraciones dirigidas por el sacerdote de Santa Justa y Rufina, quien contó con la compañía del deán de la Catedral de Toledo, Juan Pedro Sánchez Gamero. También estuvieron presentes el alcalde de Toledo, Carlos Velázquez, y la presidenta de la Diputación, Conchi Cedillo.

El recorrido previsto de 500 metros adicionales, así como las paradas planificadas en lugares emblemáticos como la Puerta del Reloj, donde los devotos ofrecerían sus responsos, tuvieron que cancelarse debido a las condiciones climáticas adversas.

Los penitentes de la Santa Caridad lucían hábitos negros con capuchas, portaban cruces verdes en el brazo izquierdo y llevaban la medalla de la Cofradía al cuello, mientras sostenían faroles de vara. Un único tambor marcaba el paso durante la salida del Cristo de la Misericordia.

Manuel Marín

Soy Manuel, un periodista apasionado por la actualidad toledana que trabaja en el Diario de Toledo, un periódico independiente que busca informar con veracidad y objetividad. Mi misión es investigar, redactar y publicar noticias relevantes para nuestra comunidad, siempre manteniendo la ética profesional y la responsabilidad periodística. Con compromiso y dedicación, busco transmitir la información de forma clara y precisa, contribuyendo así al debate público y a la pluralidad de opiniones en nuestra ciudad. ¡El periodismo es mi pasión y en el Diario de Toledo encuentro el espacio perfecto para ejercerlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la usabilidad de la navegación y recopilar información. Las cookies no se utilizan para recopilar información personal. Si acepta esta función sólo se instalarán las cookies que no sean imprescindibles para la navegación. Más información